Saltar al contenido

El Suelo en la decoración

El suelo es uno de los principales elementos protagonistas para decorar una  estancia dándole personalidad y carácter. Existen una multitud de materiales, texturas  y colores que provocan diferentes sensaciones a un mismo espacio generando ambientes muy dispares.

Según el color que escojamos podemos equilibrar un espacio. Por ejemplo, si tenemos un espacio reducido con un suelo de color claro aportamos luminosidad y amplitud.

Los colores claros crean ambientes frescos, relajados y luminosos. En cambio los colores oscuros aportan calidez, elegancia y carácter.

Si lo que buscamos es crear un ambiente más neutro nos decantaremos por colores de una gama intermedia como podría ser un gris o un beige. Estos colores además son los más sufridos a la hora de limpiar, ya que se ve menos la suciedad y el desgaste.

Los colores jaspeados también sería un buen ejemplo de como el desgaste y la suciedad tardan mucho más en ser percibidos. Estos son de los más utilizados en las moquetas.

Los pavimentos con colores lisos y poca textura son adecuados para crear un entorno minimalista. Con texturas más pronunciadas y una diversidad en la gama de los colores conseguiremos sensaciones de decoración rustica.

 

Todo esto que acabamos de explicar dependerá mucho del mobiliario que escojamos y podremos jugar creando ambientes originales y creativos. Una idea que cada vez está más de moda en el mundo de la decoración e interiorismo es añadir elementos rústicos o artdeco dentro de un espacio minimalista o industrial. Otra idea moderna y muy actual sería poner un suelo hidráulico vinílico con muebles modernos, mezclando el estilo clásico que nos aporta el suelo hidráulico con la frescura de los muebles actuales.

Hay infinitas combinaciones, así que demos rienda a nuestra imaginación y empecemos a crear!